Hoy hice Ice Hash, una técnica desarrollada para extraer la resina de la marihuana con agua y hielo. Esta técnica es relativamente reciente si tenemos en cuenta toda la historia del consumo de cannabis.

Evolución en la manera de consumir la marihuana

Por deducción se puede suponer que el hombre empezó el consumo de cannabis al comer las semillas ya que contienen numerosos elementos nutritivos. Puede que en épocas prehistóricas, un día alguien haya tragado, quizás accidentalmente, la materia vegetal que recubre las semillas. Contiene, una vez seca, la droga psicoactiva THC y por lo tanto debe haber tenido la sorpresa de su vida. Poco a poco, se han ido mejorando las técnicas para poder aprovechar de las propiedades medicinales, o disfrutar de un uso recreativo o espiritual de la planta.

Como ejemplo de una de las formas más primitivas de fumar marihuana podemos mencionar a los escitas, un pueblo nómada y guerrero, que llegaron a dominar grandes territorios en Europa Oriental en la Antigüedad. Según Heródoto (V siglo a. C.) este pueblo acostumbraba hacer baños rituales de vapor bajo tiendas de toldo. Arrojaban semillas de cannabis sobre las piedras calientes y al inhalar los vapores les provocaba gritos de alegría.

Resina

Resina que se puede separar de la materia vegetal

Nuevas formas de consumo

A lo largo de la historia las diferentes civilizaciones han ido desarrollando diversas maneras de consumir la marihuana hasta llegar a fumarla en pipas o en porros que es la forma más extendida hoy en día. Pero conforme a nuestra época donde siempre se busca concentrar, normalizar y comercializar, en tiempos recientes, han aparecido nuevas técnicas de extracción del principio activo. La legalización en ciertos estados norteamericanos ha acelerado el fenómeno y creado un nuevo negocio.

Lo último que ha salido es un concentrado de 99,9 % de THC-A (un cannabinoide). Es tan puro que se presenta en cristales que se deben vaporizar con pipas especiales. Además es tan insulso que los consumidores lo bañan en un terpeno para darle gusto y mejorar la experiencia. Para consumir eficazmente estos productos refinados y concentrados son necesarias nuevas formas de inhalación. Dabbing, vaporización y otros métodos nuevos son utilizados para poder inhalar productos siempre más concentrados, alejándonos cada vez más del consumo de la planta bruta. Se podría definir como una versión nueva y manufacturada de la hierba y el hachís “tradicionales”.  De por sí estos contienen naturalmente numerosos terpenos que se han esforzado en quitar para purificar el producto. Sin embargo, a los fumetas, nos gustan los terpenos ya que dan el aroma además de modificar el efecto. Rizando el rizo hay que proveer de terpenos a los consumidores del THC-A y esto crea nuevos negocios.

Las empresas multinacionales quieren acaparar el futuro mercado legal

La ventaja para el industrial es que interfiere donde antes no tenía espacio y por lo tanto permite vender su producto al consumidor. Este puede decidir qué aroma debe tener lo que inhala, pino, cítrico, arándano, etc. Un poco como si no aceptáramos que el gusto del vino sea el fruto de las condiciones climáticas, el terruño y la fermentación. Podríamos mezclar alcohol con agua y aromas en un laboratorio y obtener un «vino» estandarizado. En mi opinión, la bebida resultante nunca será tan interesante como el verdadero vino y lo mismo pasa con el cannabis.

Ice Hash

Resina extraída de la hierba con hielo y agua

Resina de cannabis o hachís

En su afán por concentrar la droga psicoactiva, el hombre ha descubierto desde hace mucho que se puede separar la resina que recubre los cogollos del material verde de la planta. Tradicionalmente esta resina ha sido obtenida por dos métodos principales: frotando delicadamente los cogollos frescos con las manos y el tamizado de la hierba seca.

Un método de unos treinta años

Un nuevo método hizo su aparición hace unos 30 años (no he encontrado fuentes serias pero parece que se inventó en los Estados Unidos), y con esto llegamos al grano de este artículo, el Ice Hash, la extracción de la resina mediante agua y hielo. Es un método sencillo aunque hay que tener algo de tiempo y paciencia. Saber si el resultado justifica el esfuerzo depende de cada minicultivador. Yo opino que sí, porque el hachís resultante es increíblemente bueno. La gran ventaja del Ice Hash es que permite conseguir un producto concentrado y 100% natural porque no se utiliza ningún producto químico.

Como se hace el Ice Hash

El principio del método es sencillo. Si miramos con una lupa observamos que la resina que recubre los cogollos tiene la forma de un palo con una bola en la cima (tricoma). Estos palos son blandos y pegajosos cuando hace calor pero con el frio se vuelven quebradizos. Se trata de enfriar la hierba y agitarla para que los tricomas se desprendan de la materia vegetal.  La ventaja del agua fría es que los tricomas se quiebran y se hunden separándose de la materia vegetal.

Los diferentes calibres de las mallas permiten seleccionar los tricomas según el tamaño que dejan pasar o retienen y por consiguiente se consigue diferentes calidades. Lógicamente, la malla más fina debe estar al final para retener los tricomas o trozos de tricomas más pequeños y la más gruesa al principio para retener la masa verde.

En la web se pueden ver innumerables vídeos y tutoriales detallados así que no entro en detalles como impurezas, técnicas, etc. ya que otros lo hacen mucho mejor que yo. Este vídeo muestra una versión de esta técnica un poco más elaborada que la mía : vídeo

Ice Hash amasado y prensado

Ice Hash amasado y prensado

Preparación

Hace tiempo conseguí unas bolsas para hacer Ice Hash perfectas para el minicultivador ya que son de solo 1 galón (3,8 litros). Son 6 bolsas con mallas de diferentes calibres. No son de muy buena calidad pero cuidándolas bien espero poder utilizarlas unas cuantas veces más.

Está decidido, hoy voy a hacer hachís mediante esta técnica con hielo, agua y las bolsas. En las últimas cosechas he ido guardando las hojas resinosas de la manicura y los pequeños cogollos de las ramas bajas hasta acumular unos 25-30 gramos.

Checklist:
  • La bolsa de hielo esta comprada
  • he puesto el material en el congelador
  • tengo cerveza fría
  • un par de porros preparados de antemano

Creo que estoy bien organizado para pasar una tarde produciendo un poco de hachís de altísima calidad.

No utilicé todas las bolsas a mi disposición

En un principio, mi intención solo era mostrar estas mallas de pequeña capacidad perfectas para los mini y microcultivadores pero aproveché para sacar fotos mientras las utilizaba y además escribí este post. Quizás le interese a alguien…

Hice uso de 4 de las 6 bolsas del set y creo que la próxima vez solo usaré 3 porque las cantidades recogidas son tan ínfimas que no creo que realmente valga la pena diferenciar las calidades.

Fotos

Hice una segunda pasada con la masa verde restante, batiendo y removiendo más fuerte pude extraer aproximadamente la misma cantidad que en la primera pasada.

Hay que reconocer que este método es bastante engorroso. Los minicultivadores disponemos de poca materia prima por lo tanto es mucho trabajo para solo conseguir un par de gramos.

Eso si, aunque el sabor se pierde en un canuto con tabaco, yo lo fumo así, el Ice Hash es exageradamente potente…

El Supersativa recomienda el banco de semillas The Vault porque da un buen servicio, contesta rápidamente a cualquier pregunta, tiene todos los breeders importantes (no las copias con nombres bonitos) y envía al mundo entero. Si quieres ver algo realmente entusiasmante para un cultivador, clic aquí  The Vault – Si necesitas consejos sobre qué elegir, no dudes en preguntarme por inbox, yo te ayudo…

The Vault Cannabis Seeds Store

Edito : dejé de fumar tabaco para siempre. Ahora fumo el hachís puro en un mini bong. Una calada es suficiente…