He recibido algunas preguntas muy básicas sobre cultivo así que he decidido publicar algunas entradas para los que no saben nada de nada. Hoy hablaré sobre las necesidades básicas de la planta en la naturaleza y como se reproducen en cultivo interior.

El ciclo de vida de la planta en la naturaleza

Sol, aire, agua, tierra, nutrientes

Simplificando el ciclo, se puede decir que en la naturaleza, la planta de cannabis nace en primavera y muere en otoño. Las semillas germinan con el calor de la primavera y la planta crece gracias a los largos días de la primavera y principio del verano. Cuando las horas de luz decrecen hacia el final del verano la mata se estira en altura durante un par de semanas y luego empieza a florecer para así producir las semillas y dejar una descendencia antes de morir.

La planta de cannabis está programada genéticamente (las variedades llamadas “automáticas” son la excepción a esta regla) para reaccionar de esta manera. Son las horas de luz solar que indican a la planta cuando debe crecer y cuando debe florecer. Es dioica, o sea que hay plantas hembras con flores/cogollos(son las que se fuman y producen las semillas) y machos con «flores» que producen el polen. Si la planta hembra no recibe polen de una planta macho, no tendrá semillas lo que es bueno para producir marihuana para fumar ya que obtendremos lo que se llama «sinsemilla».

Para que esta breve explicación sea completa tengo que agregar que la planta busca en la tierra, mediante las raíces, los nutrientes y la humedad para su desarrollo. Prefiere substratos bien drenados y mucho sol directo.

 

Planta cultivada en exterior con su guardián.

Planta cultivada en exterior con su guardián.

 

En cultivo interior

Luz artificial, ventilación, riego, sustrato, abonos

Evidentemente nos gustaría tener un jardín soleado y secreto para cultivar de manera natural ya que es lo ideal. ¿Pero si no disponemos de un jardín? ¿Si vivimos en una ciudad ? ¿Si queremos que sea discreto? La solución es un cultivo interior. Se trata de reproducir las necesidades básicas de las plantas en un pequeño espacio cerrado. Esto representa una limitación pero también una oportunidad si logramos reproducir las condiciones necesarias.

Luz artificial

La luz artificial permite dar energía a las plantas a través de la fotosíntesis y reproducir los ciclos de la temporadas, reemplazando al sol.
Existen en el comercio lámparas que dan una luz con un espectro adaptado para las plantas. Se debe elegir en función del espacio y del presupuesto. No voy a entrar en detalles porque es un tema muy amplio pero generalmente se habla de las lámparas de alta presión de sodio (hps), neones, bajo consumo (fluocompactas) y, desde hace unos años, los LED. Los focos de alta presión de sodio (hps) son los que dan los mejores resultados para la floración, los neones y bajos consumo son las más económicas y los led los más caros (pero consumen poca electricidad). En mi método usaremos las bombillas de alta presión de sodio (hps) para la floración y neones o lámparas de bajo consumo (lámparas fluocompactas blancas de luz fría) para las plantas madres y los esquejes.

En el espacio de madres/esquejes/crecimiento la luz estará encendida 18h y 6h de oscuridad. Esto mantendrá las plantas en estado vegetativo y de crecimiento permanente, no florecerán y pueden mantenerse vivas durante años si así lo deseamos.

En el espacio de floración, 12h de luz y 12h de oscuridad. Esto inducirá la floración y la maduración. Durante el período de oscuridad no tiene que haber ninguna contaminación lumínica proveniente del exterior del espacio ya que perturbaría la floración.

Para lograr regularidad en los fotoperiodos usaremos «timers» que se ocuparán de apagar y encender las lámparas.

 

Lámparas de alta presión de sodio y bajo consumo (fluocompacta)

Lámparas de alta presión de sodio y bajo consumo (fluocompacta)

 

Ventilación

Aire, las plantas necesitan mucho aire. Lo he aprendido a través de la mediocridad de algunas cosechas por temperaturas demasiado elevadas por falta de ventilación. También he tenido fracasos debido a hongos en los cogollos cuando he intentado cultivar con una aireación insuficiente. La circulación del aire es una de las necesidades básicas más importantes.

Si la planta está cultivada en un espacio interior hay que darle aire fresco constante y sacar el aire caliente por medio de ventiladores y/o extractores. Más ventilación tienen las plantas (obviamente no tiene que ser de la fuerza de un huracán), mejor es, e idealmente, el aire fresco debe penetrar entre las hojas y moverlas levemente. El aire caliente tiende a subir, por lo tanto la extracción debe situarse en la parte superior del espacio.

En un pequeño cultivo (como en mi “Microcultivo fácil y barato») es suficiente con dos ventiladores de ordenador en el espacio de floración. En cultivos con un volumen superior es necesario una mejor ventilación. Cuando digo ventilación me refiero tanto a la extracción así como a que hay que remover el aire alrededor de las plantas. En lo que concierne la intracción, puede ser pasiva (el aire fresco es chupado al interior del armario por el vacío creado por la extracción, ver mi minicultivo «más grande y mejor equipado») o activa (el aire es inyectada por un ventilador), esto depende de varios factores como el tamaño del cultivo, temperatura, potencia del extractor, etc.

En los micro/minicultivos, no es necesario tener sistemas de extracción de aire y de ventilación importantes. Además de ocupar espacio, estos pueden ser bastante ruidosos y caros. Es posible usar ventiladores de ordenador conectados a un transformador de 12V. Tienen la ventaja de ser silenciosos y baratos, quizás puedas conseguirlos gratuitamente de algún ordenador abandonado.

 

Ventilador

Ventilador

 

Sustrato

Hay varias opciones a la hora de elegir en que sustrato cultivar. Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes pero todas funcionan. Se puede emplear tierra común o de jardinería y es el sustrato más fácil de emplear para un principiante. Un inconveniente de la tierra común o de jardinería, es que hay que cargar con las bolsas y es bastante sucia a la hora de manipularla en el interior de un apartamento.

Para los espacios reducidos puede ser ventajoso aprovechar de los sustratos vendidos en los growshops para cultivos hidropónicos. Recomiendo la lana de roca y la fibra de coco que son relativamente fáciles y económicos de emplear. La gran ventaja de la lana de roca es que es capaz de retener una gran cantidad de solución nutritiva en un pequeño volumen. Dependiendo de la calidad del agua empleada, puede ser necesario de ajustar el PH con un líquido específico.

Si, por alguna razón, no es posible comprar estos sustratos especiales para cultivo hidropónico no hay que dudar en usar tierra común o de jardinería.

 

Sustratos

Adelante, de izquierda a derecha : jiffy compactado, diferentes tamaños de cubos de lana de roca. Atrás : una barra de lana de roca y un ladrillo de fibra de coco compactada

 

 

Espero que estas lineas hayan permitido a los principiantes entender mejor las necesidades básicas de la planta. Volveré en breve con algunas pautas de cultivo.

Podéis hacer preguntas o comentarios aquí mismo o dejándome un mensaje.