“Remember: Although using marijuana may not be addictive, growing marijuana is” Ed Rosenthal

Algunos argumentos que te harán comprender porqué puede valer la pena montar un minicultivo y no recurrir al mercado negro.

Te apetecía fumar y acabas de volver con lo que compraste (porque, por suerte pudiste conseguir algo) y, por fin, en la seguridad del hogar, contemplas el pequeño paquete que has pagado a precio de oro. El vendedor te vendió lo que tenía en existencias. ¿Está bueno? ¿Está malo? Es una lotería donde, desgraciadamente, muchas veces se pierde como en todas las loterías. Hazte estas preguntas : ¿Cuánto tiempo perdí? ¿Dónde tuve que ir para conseguirlo? ¿Pude elegir entre varios productos? ¿Qué contiene? ¿Contiene pesticidas o alguna cosa mala? ¿Qué efecto tiene? ¿Qué sabor tiene?

A menos que el vendedor te permitió probarla antes de comprar, no puedes estar seguro de nada salvo del hecho de que has pagado un precio demasiado alto por lo que compraste.

 

Montar un minicultivo

Frente a este panorama desolador y lleno de incertidumbres al que he estado expuesto en incontables ocasiones he encontrado la solución : montar mi propio minicultivo de marihuana. Y no me he arrepentido porque la satisfacción de producir mi propia hierba es enorme. No solo por el hecho de conseguir un producto de alta calidad por un precio razonable, sino también porque he descubierto un nuevo hobby : montar un pequeño espacio de cultivo, cuidar de mis plantas hasta tener el premio final, el producto de mi labor, la marihuana. Gracias al momento de cuando tomé la loca iniciativa de montar un microcultivo de cannabis solo tengo respuestas positivas a todas las preguntas que mencioné en la introducción. Solo consumo marihuana de la mejor calidad. No perdí tiempo : lo disfruté. No me moví de mi dulce hogar. Yo mismo decido de lo que cultivo, escojo las semillas que quiero y luego selecciono entre las plantas para quedarme con las mejores. Sé perfectamente qué productos han servido para cultivarlas porque se los he echado yo mismo. Además, con el tiempo aprendo qué efecto y qué sabor tiene cada una de las variedades que cultivo.

 

montar un minicultivo

Red Dick sin curar

 

Ahora estoy mejor

Sí, estoy contento porque ahora siempre fumo buena marihuana y elijo entre las diferentes variedades que tengo guardadas en mi bodega según el momento y lo que me apetece. Es un lujo de “gourmet” y me lo puedo permitir. Además es apasionante aprender, montar el armario, cultivar y tratar de mejorar mis técnicas.

Si te gustaría cultivar pero no sabes como hacerlo o si ya cultivas y te interesa leer y comentar sobre el microcultivo o el minicultivo de cannabis, esta es tu casa. Estoy esperando tus comentarios y te contestaré así que : a teclear.

Antes de empezar a cultivar, averigua si las leyes permiten/toleran el cultivo de marihuana y los límites en superficie o cantidad de plantas que puedes tener sin terminar con problemas con la policía o la justicia. En el caso de los microcultivos y de los minicultivos es evidente, por ser tan pequeños, que solo son para consumo personal.

En la página “diseño y construcción” de esta web podrás encontrar ejemplos para hacer uno tu mismo.